Contacta a nuestros videntes al
+1 213 631 4167

Contacta a nuestros videntes al
+1 213 631 4167

Historia de la videncia

Un vidente es una persona que tiene una capacidad sobrenatural o fuera de lo común que le permite visualizar o presentir el futuro y esclarecer el pasado. Ahora, ¿de dónde viene la videncia que conocemos hoy en día? ¿quiénes fueron los primeros videntes y cómo ha sido la evolución de este arte sobrenatural?

Descubre qué es un oráculo y por qué fueron creadas las barajas y el tarot. ¡Todo en este especial dedicado a la historia de la videncia! 

Te puede interesar:  Premoniciones, intuición y videncia, ¿Cuál es la diferencia?

Orígenes

Una de las más grandes y antiguas civilizaciones, llena de misticismo y de creencias es la civilización egipcia y es desde aquellos inmemoriales tiempos que se puede hablar de clarividencia. Las deidades egipcias eran normalmente formas entre humanas y animales a las que todo el pueblo adoraba a cambio de su sabiduría, protección y buenas cosechas también.

Los oráculos egipcios eran templos dedicados a la adoración de los dioses en los cuales las preguntas eran depositadas de manera escrita. Las respuestas eran luego interpretadas a través del comportamiento de los animales o de factores naturales.

Un oráculo puede definir varias cosas, la primera un templo o lugar sagrado en el cual los dioses se manifiestan, la segunda la respuesta de los dioses a través de una sacerdotisa o de una señal física y en tercer lugar puede tratarse del soporte a través del cual se esclarece una duda.

Uno de los dioses más predominante del antiguo egipto fue Horus. Representado por un halcón y del cual aún se conserva un oráculo divinatorio interpretado a través del Tarot Egipcio. Este oráculo predice el futuro próximo y se rige por las diferentes lunaciones. Suele resultar increíblemente confiable y preciso.

Te puede interesar:  Cuando la ciencia se interesa en la videncia

 ¿Dudas sobre tu futuro? Nuestros mejores expertos responderán todas tus preguntas 

El oráculo de Delfos

En la antigua Grecia encontramos la historia del oráculo de Delfos, un santuario dedicado al dios Apolo, uno de los más venerados e importante (considerado un equivalente griego a Horus). En el templo de Delfos se encontraban las Pitias o Pitonisas quienes serían la forma más antigua de un vidente, ya que se encargaban de transmitir las respuestas de las deidades a todo aquel que viniese al oráculo. Se dice que la primera Pitonisa se llamaba Sibila y es desde entonces que este nombre se usa también para designar a las personas con capacidades sobrenaturales.

La videncia se comienza a oficializar en Roma, sobre el 750 antes de JC, donde los videntes oficiales se encargaban de saber la voluntad de los Dioses con respecto a los proyectos de los hombres. En la Edad Media, las mujeres videntes hacen su aparición, la más conocida era Hildegarde de Bingen quién aparece en la orden de las Benedictinas. Su contemplación espiritual ofrece a quienes la consultan, respuestas a través de visiones que percibe en su cuerpo y su mente.

Te puede interesar:  El oráculo de Belline

Los videntes más famosos

A lo largo del Renacimiento, un famoso personaje que respondía al nombre de Nostradamus era el médico del conde Charles X de Francia, quien se hace un nombre gracias a sus profecías pero sus cálculos son difíciles de descifrar aún hoy.

En el siglo XVIII, el cartomántico Eteilla cuyo nombre era Jean Baotiste Alliette jugó un papel fundamental por sus conocimientos y por la democratización del Tarot esotérico.

Luego aparece Madame Lenormand, famosa vidente francesa, quien hizo predicciones a Robespierre y a Napoleón y que luego de algunos inconvenientes que la llevarán a pasar un corto periodo en la cárcel se convertiría en la vidente preferida de la emperatriz Josefina, la primera esposa de Napoleón Bonaparte. Madame Lenormand creó también su propia baraja divinatoria que hasta nuestros días continúa siendo una de las herramientas preferidas de los videntes.

Te puede interesar: 5 consejos prácticos para una consultación de videncia exitosa

Desde el siglo XX hasta el presente

En el siglo XX el vidente Marcel Belline ejerció su don en París. Tanto los más ricos como los más pobres le podían consultar. Conocido como el príncipe de los videntes, Belline descubre un viejo tarot diseñado por el mago Edmond (discípulo de Madame Lenormand) y es gracias a él que este tarot vuelve a ponerse en uso. Lo que hoy conocemos como el famoso Oráculo de Belline.

Siempre existió el arte de la adivinación. Rudimentario, filosófico, espiritual, denigrado, perseguido, maltratado, incomprendido, democratizado, el fenómeno de la adivinación, hoy en día conocido como clarividencia, causa todavía reacciones de todo tipo. Pero su facultad a responder a las preguntas que se le plantean es innegable.

Te puede interesar: Videncia: Lo que necesitas saber sobre el modo de empleo

¡Contáctanos!