Contacta a nuestros videntes al
+1 213 631 4167

Contacta a nuestros videntes al
+1 213 631 4167

Una vidente me salvó la vida: ¡Descubre este testimonio!

Soltera, comencé a consultar una vidente por teléfono, con el fin de ver un poco más claro en cuanto a mi porvenir sentimental. Comenzaba a estar desesperada después de largos meses de soledad, cierto llenos de encuentros, pero esencialmente de derrotas y fracasos emocionales.

Lamentablemente, los meses por venir serían como los precedentes, según sus visiones...

Mi vidente era honesta y me decía la verdad. Iba a tener que ser paciente, al menos un año. Esto me tenía triste. Ya no creía en el amor. Entonces decidí inscribirme en un sitio para solteros, sin decirle a mi vidente. Quería provocar los encuentros que ella no sentía. Quería hacer cambiar las cosas y devolver a mi corazón un poco de felicidad. Quería entusiasmo y pasión. En fin, quería salir de ese periodo triste.

Encuentro virtual

Comencé a discutir con varios hombres en línea. Tardé algunas semanas en encontrar alguien que me gustara. Comenzamos a discutir. Nos empezamos a conocer en línea, reíamos, nos contábamos nuestras vidas, nuestras decepciones amorosas y nuestros más grandes sueños. Estábamos en la misma óptica de vida. Él, quería construir, volver a fundar un familia, vivir en el sur. ¡Exactamente como yo! Me explicaba durante nuestras largas conversaciones que había perdido un hijo, que lo vivía muy difícilmente, era conmovedor.

>>>> Descubre el top 5 de ventajas y desventajas de encontrar el amor en internet

Si en un principio no hablé a mi vidente, es porque me sentía un poco culpable de ir contra sus predicciones. Para ella, era necesario que cuidara de mí, que aprendiera a vivir conmigo misma. Que aceptara la soledad para sentirme lista cuando el hombre de mi vida finalmente llegara.

La vidente me advierte de un peligro

Pero las conversaciones con este hombre se aceleraban. Me sentía totalmente seducida y habíamos convenido de vernos en una decena de días. Terminé por decirlo a mi vidente, para saber lo que pensaba de él, de nosotros. Quería saber si la cita valía la pena, como iba a pasarse la cita y si iban a haber bonitas promesas. No me hizo ningún comentario en cuanto a mi iniciativa de inscribirme en un sitio. Pero sentí que algo la hacía dudar. Me dijo: no lo siento bien. No vaya a esa cita. Hay algo que no me da confianza.

La tome en serio, aunque un poco decepcionada una vez más. Por una vez que un hombre me gustaba, por una vez que una pizca de amor aparecía en mi vida. Ya conocía la derrota antes que cualquier cosa comenzara. Dudaba: ¿ir o no ir? Escucharla o no. Le tenía confianza, pero quería comprender y obtener explicaciones. La llamé dos veces, diez días antes de la temida cita. Me volvió a decir las mismas cosas: mucha oscuridad reina alrededor de ese hombre. Es una trampa, siento que es una trampa.

¡El príncipe azul es un estafador!

Mi vidente comenzó a asustarme y decidí no ir a la cita. Además, mantenía la idea que un hombre entraría en mi vida dentro de algunos meses, es cierto que me parecía largo, pero según ella esta vez sería el hombre de mi vida. Así es que me pedía ser prudente y paciente. E insistía para que no fuera a ver a esa persona. No fui, escuché sus consejos. Pero quise comprender en qué me tendía una trampa ese hombre. Comencé mi investigación, como un pequeño juego, y casi orgullosa de evitar la catástrofe.

Busqué algunas informaciones sobre ese hombre, me creé cuentas falsas para poder hablarle. Se comportaba siempre de la misma manera, y exactamente como lo había hecho conmigo. Primero seductor y luego contaba sus desgracias, se vuelve enternecedor y propone una cita. Comencé a encontrar que algo extraño sucedía y comprendí que en efecto se había burlado de mi. A través de fórums en Internet, pude discutir con mujeres que lo habían visto. Y se trataba de un simple estafador que sensibilizaba a las mujeres que conocía, con la muerte de su hijo, sus problemas de trabajo… y después de eso, les quitaba su dinero y no las llamaba nunca más ya que llevaba una doble vida.

Me doy cuenta que le debo mucho a mi vidente. Ya que nunca se sabe, vulnerable como estaba en ese momento, me sentía lista a todo para vivir al fin una historia de amor. Y aunque pueda parecer extraño, espero serena y tranquilamente el gran amor que, es cierto, tardará un poco en llegar, pero será de confianza. Ya no quiero más relaciones que no valen la pena.

Déjanos un comentario

Videncia: lo más leído

Entre nuestros artículos más populares aquí una selección realizada por nuestra redacción y que simplemente no te puedes perder.

5 Signos de que estás en una relación de sentido único  ¿Sólo tú quieres estar en esta relación?
7 Beneficios de besar  ¿Sabías que en promedio vas a besar 20160 minutos a lo largo de tu vida?
10 consejos para una boda perfecta  No permitas que el estrés de los preparativos te invada…
Amor apasionado  ¿es saludable o una maldición?
Predicciones Game of Thrones  ¿Cuáles son las tuyas?
Empatía: ¿Cómo protegerse?  No dejes que las emociones de los demás te afecten

Nuestros videntes al teléfono inmediatamente

Los mejores videntes al teléfono y a tu disposición inmediatamente. Resuelve cuanto antes tus dudas sobre el futuro. Nuestros expertos te guiarán por el mejor camino.

¡Contáctanos!